lunes, 29 de octubre de 2012

Nuevo deporte olímpico


Realmente creo que Israel debería ser pionero en este nuevo deporte y presionar para su inclusión en las Olimpiadas. Ahora que los activistas pro-terrorismo europeos han decidido lanzar palomas mensajeras al viento cargando en sus patas chips de memoria con fotos de los soldados israelíes que capturan el barco, yo creo que dos soldados deberían ocuparse de dispararle a los pichones a medida que remontan el vuelo. Eso se debería llamar "tiro al pichón desde un barco en movimiento" y podría interesar a todos los amantes del snipering.

Variaciones con halcones de caza también serían bienvenidas.

Petaflops

Un ejemplo de como el capitalismo es imbatible en términos de eficiencia e innovación.
EEUU está actualizando su supercomputadora Titán con nuevos procesadores (CPU) y procesadores gráficos (GPU) más rápidos y más eficientes en el consumo de energía lo que la convertirá en la más rápida del mundo con 20 petaflops.

¿Acaso esos CPU y GPU son construidos especialmente por el Estado y para el Estado? No, son los mismos que se usan en las PCs y consolas de juegos actuales. Los CPU están hechos por AMD y los GPU por Nvidia.
"It costs billions of dollars to develop high-performance computing processors, and there's no way to make that money back," says Steve Scott, chief technology officer at Nvidia. "We couldn't do what we're doing without a consumer business for these processors."
En este caso gracias a que millones de personas compran hardware es que la compañía puede desarrollar productos cada vez mejores que también el Estado puede usar sin necesidad de pagar por el costo total de R+D.

jueves, 25 de octubre de 2012

¡Pero el cottage definirá! ¡El cottage no nos puede abandonar!

La izquierda va a correr con dos periodistas inexperimentados en gobernar (Yachimovich y Lapid). Shas está dividido entre Amsalem e Ishai/Deri (el ladrón), Meretz con candidatos que van a visitar a Arafat... perdón, a Abu Mazen. Kadima con un piantavotos como Mofaz. Barak con Atzmaut sacará aproximadamente 100 votos.


Creo que las elecciones están definidas...

lunes, 22 de octubre de 2012

Boicot

Escrito por David D. Yabo.

El pasado día 1 de octubre quise comprar un libro, en español, por internet. Recurrí a la prestigiosa Casa del Libro para adquirirlo cuando recordé que ésta no enviaba a Israel. Resulta que al rellenar los datos de envío y tras desplegar el menú "país" para elegir la opción "Israel" sorprende descubrir que después de Islas del Canal le sigue Italia. Ni rastro de Israel.

 
 
O no saben que después de la L y antes de la T viene la R, de IsRael, o bien podríamos pensar que se trata de un estúpido boicot. Y tan estúpido. Quise, por enésima vez (la última me personé en el edificio que tienen en la Gran Vía de Madrid), preguntar por el motivo de por qué no podía recibir uno de sus libros en mi país.
 
Aquí la conversación en mi Twitter:
 
 
 
Después de esta pequeña charla se unió a la batalla mi gran amigo Ariel Kanievsky. Ariel es un ciudadano israelí de origen catalán que reside en Ashdod, una de las ciudades más castigadas del sur de Israel a consecuencia de los impactos de misiles lanzados desde la Franja de Gaza. Radio Sefarad le entrevistó hace casi un año a raíz del lanzamiento masivo de cohetes y morteros que grupos palestinos habían desencadenado contra casi un millón y medio de israelíes. La sirena del miedo en Ashdod retrata la cruda realidad que viven hombres, mujeres y niños del sur de Israel desde el año 2001.

Aquí la conversación de Ariel con la Casa del Libro en su Twitter:



De nuevo la misma excusa: Los envíos no se realizan por que no aseguran de que los paquetes lleguen a su destino por que, al parecer, no pasan el control de aduanas israelí. La mercancía tampoco es devuelta a España.

No solo inventan una excusa absurda si no que, además, acusan al Estado de Israel de robar el correo a sus ciudadanos. Entonces, ¿por qué los paquetes de la Casa del Libro no llegan a sus destinos y el resto de mensajerías del mundo sí? Yo he recibido paquetes desde España y correo de Europa y nunca tuve ningún problema.

O lo que es peor, quizás estén con ello formando la opinión de que vivimos en un país donde se aplica la censura. Donde el ciudadano israelí está manipulado al antojo del gobierno como ocurre en Corea del Norte país, junto con Siria, al que tampoco envían.

Llegados a este punto da que pensar que en Israel vivimos una dictadura hermética a la información y en guerra constante. Tras la conversación, Ariel se ofreció voluntario para probar si de verdad los libros se quedaban en la aduana.



Listo y rápido. El día 10 de octubre llegó el libro a su destino. Hubiera llegado antes de no ser por tres días en los que hubo fiesta.

Factura:


Tras informarles a los responsables de la Casa del Libro, finalmente hoy han tenido que cumplir con su palabra de añadir Israel a la lista de países de envío.



La verdad es que estamos muy contentos. Podemos decir que estamos muy orgullosos de haber roto nosotros solos, sin ayuda de organizaciones ni de personas influyentes, este boicot absurdo y falso que llevaba mucho tiempo produciéndose.

Aunque nos queda mucho camino por recorrer nos sentimos con más fuerzas para hacer frente a todos estos y otros problemas.

Como por ejemplo saber la razón de por qué la Casa del Libro vende el libro que sirvió de inspiración a Hitler, los Protocolos de los Sabios de Sión. Lo más curioso es que me topé con dicho libro en la sección de judaísmo, en el edificio de la Gran Vía de Madrid. Aunque más que curioso yo diría vergonzoso.

Una pregunta que formulé a la Casa del Libro y que sigue sin respuesta fue precisamente esa:


Sin lugar a duda y después de esta pequeña gran victoria vamos a seguir trabajando por defender nuestro país y nuestra identidad ante estas y otras injusticias que atañen a nuestro pueblo.


דויד ד. יאבו
David D. Yabo



viernes, 19 de octubre de 2012

Cuando el peor enemigo es que te caiga mal el falafel

Hoy a la mañana me enteré que los libaneses están enojadísimos que la segunda temporada de la serie norteamericana "Homeland" tiene lugar en Beirut, pero se filmó en Yaffo, Israel.

Están enojados porque dicen que la serie hace parecer como si Beirut fuera una ciudad refugio de terroristas. Por suerte para los cineastas, desde hoy a la tarde tienen otro buen argumento para defenderse de las acusaciones.
Además, están enojados de que filmaron en Israel para representar una ciudad árabe (y que se olvidaron de descolgar las remeras de Coca Cola en hebreo y del equipo de futbol Beitar Jerusalem del negocio de la derecha).
¿No se dan cuenta los cineastas que eso nunca podría ser Beirut? (dicen los que viven lamentando que les robaron el país en que no nacieron y nunca vivieron) En primer lugar y lo más importante, a pesar de ser Yaffo, están limpias las calles. Con eso sólo se produce un choque semántico insalvable en el espectador. En segundo lugar, ninguna actriz fue acosada sexualmente en la calle, y olvídense de la carita de pollo mojado de la yanqui de la foto de arriba, es sólo para la ficción. Y en tercer lugar, ningún grupo terrorista fue a demandar dinero a cambio de permitir filmar en su barrio.

Es claro que los productores de Homeland se equivocaron bastante al elegir Israel para representar El Líbano. Esperemos que no se equivoquen aún más eligiendo El Líbano para representar Israel. Son de esos errores que se pagan caro.



miércoles, 17 de octubre de 2012

¡Y si me seguís mostrando la realidad, mando a mis hijos al exterior!

En las que me meto...

Hoy tuvimos el día de estudio que se hace regularmente al principio de cada año lectivo en donde trabajo. Vinieron dos invitados a dar conferencias y estaban todos los docentes y directores que pertenecen a la unidad académica donde trabajo.

La primer artzaá pasó sin pena ni gloria. Me dormí. Algo sobre Rousseau, religión y política pero confuso y aburrido. La segunda estuvo mucho mejor. Disertó, en forma elegante y pausada el Prof. Mordechai Kremnitzer, uno de los directores del IDI, el Instituto Israelí para la Democracia (la izquierda liberal israelí, enfrascada en estos momentos en forma estéril en crear una Constitución para Israel). Me gustó la conferencia porque presentó los problemas en forma clara y entendible.

En pocas palabras habló de la tensión entre un estado judío y democrático y los problemas que un estado judío implica para la identificación de la minoría árabe como israelíes y especialmente el desafío de los sectores judíos haredim a la idea democrática (especialmente en esto último se centró la charla, no en los árabes). Terminó diciendo que no le parece que deba haber una contradicción entre judaísmo y democracia si se acepta la idea de elegir dentro de la tradición judía los elementos que concuerdan con la tradición democrática.

Al final de la charla yo le hice una pregunta y una observación: la pregunta era si también él pensaba que, así como no había contradicción entre judaísmo y democracia no había para él contradicción entre sionismo y democracia, porque parecía por el tono de la charla que él consideraba que sí. Dijo que había indudablemente una tensión. Mi observación fue acerca de que él había remarcado que el Estado de Israel era un caso especial porque los árabes no eran considerados como parte legítima de la sociedad israelí, dado que es un Estado judío y ser parte del pueblo judío es difícil, ya que, como dijo, pasa a través de la religión. Ante esto lo que yo le observé es que en esto concordaba: si queremos, de buena fe, considerar a los árabes como parte del discurso legítimo en torno a los fines del Estado judío, pero ponemos una barrera al ser judío esto indudablemente crea tensión y contradicción. Pero que así como era difícil ser judío, era difícil ser árabe. Que no por uno irse a vivir a un país árabe iba a ser visto como árabe por los del lugar. Que  esta barrera existía allí y que existiría incluso de transformarse todos los países árabes en democracias. Seguirían siendo democracias árabes y un recién llegado seguiría siendo visto como un no-árabe. Ante esto, mi observación fue que el caso judío no era único ni para nada diferente del caso árabe: todos los estados de la región son estados étnicos y sostienen una contradicción inherente entre democracia y etnicidad. A esto sólo respondió que no iba a hablar en nombre de los árabes y lo que pensaban. Es decir, amablemente ignoró mi observación.

Cuando se fue, alguien me dijo que uno de los directores de mi unidad había rechazado mi observación de que era difícil entrar en la arabiut "arabidad" y que seguramente yo me refería a entrar al Islam y que quería discutir mi observación, que le parecía que según yo, estaba todo bien en Israel.

Se entabló una discusión que fue aumentando en ferocidad entre este director y yo. Yo le contesté primero que yo me había referido a la arabidad. Que al contrario de lo que él pensaba, hacerse musulmán era muy sencillo (basta recitar la Shahada) pero que tratara él de hacerse reconocer como árabe en Jordania, por ejemplo. Le expliqué que hacerse árabe (en los ojos de los demás árabes) era tan difícil (o más) que hacerse judío, y que por lo tanto estábamos en la misma situación respecto al conflicto democracia-etnicidad en la región. Me dijo que le diga entonces dónde no existía ese conflicto. Le dije que yo venía de un país -Argentina- en el que claramente hoy ya no existía ese conflicto: yo soy argentino a los ojos de cualquier argentino porque es un país que requería muy poco de una persona en términos de identidad: no te pide que cambies de religión, no te pide que seas de un color especial, sólo te pide - y esto es fundamental - que hables en castellano sin acento. Si lográs esto (alguien que nace allá puede, pero un extranjero no), serás considerado argentino. Igual que en EEUU para ser norteamericano, se pide poco de uno.

Me dijo que me estaba confundiendo, que el tema era ser anglo-sajón. Le dije que justamente, uno difícilmente se podría transformar en anglo-sajón, como así también en árabe, pero que siendo lo que sea, EEUU lo incluiría dentro de la sociedad como un norteamericano legítimo. EEUU, le dije, como Francia o Argentina, son países muy integradores justamente porque son muy asimiladores.

Israel, en cambio, como estado judío era poco asimilador de los no-judíos, y especialmente de otra minoría nacional como la árabe, que está en competencia y choque con los judíos. Y que según como yo lo veía, el conflicto se podía manejar, uno podía intentar ser lo mejor posible, pero en esencia el conflicto (entre etnicidad y democracia) era irresoluble.

Ahí fue la primera vez que me amenazó con irse del país si esto era así. "Que suerte que mis dos hijos tienen otro pasaporte", dijo, "porque si el conflicto es irresoluble, nos iremos del país".

No le dije nada, pero ahora que reflexiono, qué típico de la izquierda liberal israelí esa amenaza. Uno debería preguntarle qué piensa hacer con los millones de judíos israelíes que no tienen otro pasaporte. Para poner en contexto, el tipo fue director de uno de los institutos académicos más importantes de la izquierda liberal israelí. No quiero quemar quién es. Pero es muy conocido.

Le dije que dado que los árabes querían conservar su cultura y que nosotros queríamos conservar la nuestra, yo veía que no lo estábamos haciendo tan mal. No caímos en genocidios o limpiezas étnicas como otros países. Podemos mejorar, pero siempre entendiendo que hay un límite que no podemos superar: el conflicto es irresoluble.

Le dije que países como Argentina se fundaron desde una política asimilatoria a la fuerza (la educación estatal obligatoria en castellano, la matanza y conversión al catolicismo de los indios, la obligatoriedad de la asimilación de los hijos de inmigrantes europeos, la colonización de la tierra) y que en cambio nosotros teníamos un sistema educativo dividido en colegios judíos y árabes. Que a nadie en el Estado argentino o en el estado norteamericano se le había pasado por la cabeza fundar un colegio estatal donde se enseñaran las matemáticas, la historia y todas las materias en yiddish en respeto a la diversidad cultural judía. Ante esto se me quedó mirando callado. Es decir -le dije- que no lo habíamos hecho tan mal. Y al comportarnos tan bien habíamos a la vez mantenido y quizás creado este problema insoluble.

Allí me amenazó por segunda vez con mandar a sus hijos a vivir al exterior. No les miento.

Le dije que había algunas soluciones pero eran peores que admitir que el problema era insoluble y tratar de portarse lo mejor posible (actuar con tolerancia): Una era abandonar el sionismo (aunque allí todavía habría problemas el día siguiente, porque ¿en qué idioma enseñarían las escuelas israelíes a partir de entonces? ¿en árabe? ¿en hebreo? ¿igual que ahora en los dos? ¿qué ganaríamos? seguiríamos divididos en dos.)

Otra solución era adoptar el modelo argentino y asimilar a la fuerza a los árabes al judaísmo (por ejemplo, eliminando la educación en árabe). Le pregunté qué le parecía esto. Se puso rojo. Otra "solución" le dije finalmente, era el genocidio o el "transfer". Dado que nunca se nos pasó ni se nos pasaría por la cabeza esto, le dije, era por este motivo que el conflicto era irresoluble. Que otros países habían aplicado estas soluciones. Usando mal una palabra le dije que en Israel "lo kedai" (no conviene). Mi intención era decir que no convenía moralmente ninguna de estas alternativas, que estábamos moralmente por encima de otros países. Pero se agarró del "lo kedai" como si hubiera dicho que yo creía que el genocidio no es práctico y que no veía ningún problema moral.

Dijo en forma sarcástica: "me alegro de haber venido a la Universidad y escuchar que el genocidio simplemente no es conveniente". Traté de explicarle que yo quise decir que no era moral, pero me dijo "ahora lo decís".

Bueno, no era lo que yo quise decir, pero si me echan del laburo, será por esto.

Después me dijo que Francia era un ejemplo de como sí se podía integrar a los musulmanes. Le dije que Francia hoy era Francia porque habían afrancesado a toda la población. Que en Alsacia y Lorena antes no hablaban francés -así como en otras regiones, hablaban un patois- y que fue a la fuerza que los obligaron a ser franceses. Que si queríamos ser como Francia tendríamos que eliminar la educación en árabe y a ver si él se animaba a algo así. Pero ya él no tenía muchas ganas de discutir conmigo.

La verdad, es que hay poca gente en la academia israelí, en ciencias sociales, que todavía pueda pensar con claridad los problemas. Llegar al fondo de la cuestión. Pasa en la izquierda y en la derecha (la derecha tiene también sus fantasías). Pero el académico israelí de izquierda vive en la fantasía de que si sólo se adoptaran sus propuestas, habría aquí un país sionista y sin conflictos. Decile que los conflictos no van a desaparecer (como no desaparecen en ningún país) y se termina su sionismo. Y si no, pregúntenle a sus hijos, a quienes ya "mandó" dos veces a vivir fuera de Israel.

martes, 16 de octubre de 2012

Conspiracionismo en tres movimientos

Así funciona la mente de los conspiracionistas:

1. Primero niegan el Holocausto. Acusan a Israel, el Estado judío de organizar una gran conspiración mundial para destruir economías, robar tierras, todo el paquete. Organizan conferencias de negacionistas del Holocausto y concursos de caricaturas mofándose de las víctimas y presentando a los judíos como vampiros. Financian a grupos terroristas que marchan haciendo el saludo nazi. Ponen bombas en centros comunitarios judíos.

2. Después de mucho, mucho tiempo, un proveedor de cable europeo -Eutelsat- decide eliminar los canales antisemitas iraníes justamente por racistas y antisemitas.

3. Entonces eso es prueba definitiva de que hay una conspiración mundial sionista para "silenciar" la libertad de expresión en Europa, y demuestra que Eutelsat en realidad es Israel.

Es la mente de un loco. Un loco que está buscando frenéticamente tener armas nucleares.

domingo, 14 de octubre de 2012

...y todos se regocijaron

Dos reacciones al Premio Nóbel de la Paz para la Unión Europea:

"Me recuerda cierta actividad sexual llamada masturbación en círculo" (Su servidor)

"Winner of the week: Europe, for getting the Nobel Peace Prize because it gave up genocide, or something." (Jeffrey Goldberg).

viernes, 5 de octubre de 2012

Harry Potter is dead

A partir de haber tenido un desagradable episodio (que involucró el lanzamiento de fruta) en el shuk de Rehovot, cuando deseamos comprar buena fruta y verdura tenemos que irnos hasta Ramle.

La verdad es que es un shuk más lindo y grande y la fruta incluso es mejor. Hay frutas raras














 y duraznos enormes con un sabor riquísimo, granadas moradas dulces para hacer jugo, peras, etc. Además de todo tipo de especias, como las semillas de hinojo que compramos el otro día para marinar las aceitunas y panes que los antisemitas no pueden comer.






Ya que estábamos por allí fuimos a ver el final alternativo de la última película de Harry Potter. Y sí, está muerto, y la verdad, me parece mucho mejor este final que esa resurrección estúpida que crearon para que los niños no lloren.




Pedro J. Ramírez, el Camp Nou y la banalización del horror nazi.

El próximo Domingo 7 de Octubre tendrá lugar el gran clásico del fútbol español entre el F.C. Barcelona y el Real Madrid en el Camp Nou, el estadio culé. La afición 'blaugrana' ha preparado un mosaico gigante, compuesto por 98.000 cartulinas, con la bandera catalana y la palabra 'Barça' para recibir al eterno rival.  Hasta aquí, nada sorprendente. No es la primera vez (ni será la última) que los seguidores culés reciben al Real Madrid en su estadio con un gran mosaico en el que aparece de manera destacada la 'senyera', la bandera catalana. Sin embargo, en un contexto de crispación política y de tensión entre Madrid y Barcelona debido al giro soberanista de la política catalana tras la multitudinaria manifestación independentista del pasado 11 de Septiembre, el gran clásico ha sobrepasado el ámbito futbolístico para adentrarse en el de la politización y la demagogia. En este sentido, destaca el tuit publicado la noche del pasado Martes por Pedro J. Ramírez, el director de El Mundo, uno de los periódicos con más tirada de España, en el que equiparaba el mosaico anteriormente mencionado con la instrumentalización de los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 por parte del régimen nazi:

 

La boutade de Pedro J. Ramírez no sólo supone una burda tentativa de demonización del Catalanismo sino una clara banalización del totalitarismo nazi y una clamorosa de falta de respeto por sus víctimas. Si el Camp Nou es el estadio Olímpico de Berlín en 1936, si los aficionados barcelonistas organizadores del mosaico son equiparables a los seguidores del führer y si Artur Mas es Adolf Hitler, el horror nazi ya no significa nada y ha perdido todo su significado antisemita, totalitario, racista y xenófobo. 

Ciertamente, en los medios de comunicación españoles se permiten unas frivolizaciones con el Nazismo impensables en los de otros países europeos. El hecho que España no viviera de manera directa la ocupación nazi durante la II Guerra Mundial, las tentativas de la censura franquista de minimizar los crímenes nazis y la Shoah ante la sociedad española durante décadas o el papel marginal que ocupan los estudios sobre el Nazismo y el Holocausto en los planes de estudio del sistema educativo español son algunos factores que pueden explicar pero en ningún caso justificar tales exabruptos, comparaciones y frivolizaciones. De hecho, unos pocos días antes de que Pedro J. Ramírez publicase su polémico tuit, los pasados 29 y 30 de Septiembre, las comunidades judías de Ucrania recordaron a las víctimas de la masacre del barranco de Babi Yar, situado en las proximidades de Kiev, en el septuagésimo primer aniversario de la matanza. Babi Yar, Auschwitz-Birkenau, el gas Zyklon B, Chelmno, las leyes raciales de Nüremberg, los programas de eutanasia con enfermos y discapacitados desde 1939, la persecución de los gitanos, palabras nefastas como 'üntermensch' o la Guerra de Exterminio planteada por los jerarcas nazis en el frente del este para liquidar a la denominada 'inteligencia judeo-bolchevique' son algunos ejemplos del brutal legado histórico del III Reich. Ante tal horror, la equiparación del Nacional Socialismo con el Catalanismo supone una frívola banalización del mal y una total falta de respeto de las víctimas de la barbarie nazi.  

PD. Este escrito está inspirado por esta reciente entrada (en catalán) publicada en mi blog Hummus o Falafel?.

miércoles, 3 de octubre de 2012

Muertos en contexto

Recién leí sobre otro regalito que dejaron los rebeldes en Aleppo, cuatro autos bomba y decenas de militares sirios muertos (no tenemos ni que mover un tanque, solitos nos hacen el trabajo), lo que llevó la cifra de árabes muertos (ahora en un segundo explicaré por qué dije árabes) a 28.000 en sólo 19 meses, desde marzo de 2011, según CNN, o 1474 por mes aproximadamente.

Si lo comparamos con las cifras provistas por los profesores Gunnar Heinsohn y Daniel Pipes para el conflicto árabe-israelí (o, en términos más apropiados, para el continuado intento árabe de exterminio de los judíos en Medio Oriente) entero, incluyendo terrorismo y todas las guerras posteriores a la Guerra de Independencia de Israel , la diferencia es abismal. Desde el año 1950 han habido 51.000 muertos en total, de los cuales 35.000 fueron árabes y 16000 judíos israelíes. Es decir 62 años que son 744 meses, lo que da un total de 47 árabes muertos por mes, que es lo mismo que el 3% de la tasa de mortalidad mensual del conflicto intra-sirio o 31 veces menos.

Si el ritmo sirio se mantiene estable, en 5 meses más se alcanzará la cifra de muertos de todo el conflicto árabe-israelí posterior a la Independencia, a la que se llegó luego de 62 años de intentos árabes (7 guerras, dos intifadas, decenas de miles de atentados terroristas) de llevar a cabo un genocidio. En sólo 2 años.

Sin embargo, al parecer está por arribar a nuestras costas otro barquito europeo de "solidaridad" con Hamás. Si yo fuera Israel, lo abordaría, apresaría a sus integrantes y los transportaría al norte, al monte Bental en el Golán, desde donde los soltaría camino a la frontera con Siria. Con una botella de agua Neviot para cada uno, no sea cosa que se insolen.