miércoles, 30 de noviembre de 2011

El vecino de Jesús

¿Se acuerdan de todo este tema con la tumba de Jesús descubierta en el barrio de Jerusalem, Talpiot Hamizraj por el cinemático Indiana Simcha Jacovici?



La tumba no está abierta al público y no se ha publicado su ubicación exacta en los diarios.

Pero hoy estuve en Talpiot Hamizrach, y resulta que un amigo al que fui a visitar vive en Planta Baja, y Jesús un piso más abajo del mismo edificio. Según me ha contado, los excavadores tuvieron que pedirle a la administración del edificio permiso para meter una camarita por el sótano y filmar para la película.

Yo no sé qué pensar. Estuve mirando el agua que me sirvieron un rato largo y no la ví cambiar de color. Igual decidí no tomarla ya que tenía que manejar de vuelta a casa.

domingo, 27 de noviembre de 2011

El fin del Euro

Y probablemente de la Unión Europea. Eso es lo que piensa The Economist. Las chances de salvarlo son mínimas y cada vez se hacen más lejanas y costosas.

En pocas palabras, demandaría que Alemania se transforme en la provincia rica de un país llamado Europa, que ahora y para siempre se haga cargo de los déficit de las provincias pobres (Grecia, Irlanda) o desastrosamente endeudadas (Italia, España, incluso Francia). Los alemanes se niegan a cumplir este papel. Más cuando los países pobres o endeudados se niegan a renunciar a su soberanía para transferírsela, informalmente si no formalmente, al Bundestag.

Por otro lado, las "soluciones" que plantean los políticos europeos (mayor austeridad fiscal) son exactamente las mismas que llevaron a los Estados Unidos de una recesión grave (1929) a una depresión (1932). Podrían comprimir la economía griega, italiana o española hasta que llegaran al punto en que los electrones de un átomo de capital se rozaran con los del vecino, si no fuera que las poblaciones y el Euro estallarán mucho antes.

El fin del Euro llevaría al fin de la Unión Europea, porque se haría muy difícil sostener la libre circulación de personas (y con esto el empleo de extranjeros frente a nacionales) si la libre circulación de la moneda se ve impedida. El quiebre del Euro llevaría a barreras arancelarias y monetarias entre los países.

Es de esperar que el quiebre de la Unión Europea despierte nacionalismos agresivos, cuyo primer blanco serán los trabajadores extranjeros y (no me extrañaría) en primer lugar los musulmanes que viven en Europa. La supervivencia de las democracias europeas estaría incluso en juego, aunque el cambio probablemente no llegara a tanto, sino simplemente a la transformación de democracias liberales en democracias fuertemente étnicas, con fuertes barreras contra los extranjeros que el clima de época ya no vería como fuera de lugar en una etapa postnacional (dado que esa etapa se habría terminado).

Desde el punto de vista económico se verían repetidas devaluaciones agresivas entre los países europeos, con las que cada uno buscaría recuperar competitividad, aún cuando la perdieran en el momento en que el país de al lado devaluara en represalia.

En suma, un escenario bastante horrible. Pero por lo menos, ya no tendrían que preocuparse de que Turquía quiera entrar a la Unión Europea.

Update: vi este titular en el diario La Nación:

Y me preguntaba si no sería mejor así:

sábado, 26 de noviembre de 2011

¡Al pueblo judío salud!

No hay mejor muestra de la existencia del pueblo judío que un polaco azkenazí preparándose un sandwich tunesino con paprika picante marrroquí y limón baladí que hizo él mismo.

Un día mataremos a todos los judíos.

Este fue uno de los lemas coreados por los seguidores de los Hermanos Musulmanes egipcios (unos 5000) que participaron en una nueva manifestación contra Israel tras los rezos del Viernes en la principal mezquita de El Cairo para supuestamente denunciar y combatir la "judaización" de Jerusalén (Ynetnews).  Este acto propagandístico, que ha coincidido con el aniversario del Plan de Partición de Palestina en las Naciones en Noviembre del 1947, ha tenido unos claros fines electoralistas en vistas a las elecciones legislativas del próximo Lunes: mostrar a la sociedad egipcia el ala más 'combativa y revolucionaria' de la Hermandad Musulmana - utilizando a Israel nuevamente como chivo expiatorio - especialmente tras el desencanto de muchos de sus seguidores por el acuerdo alcanzado con la Junta Militar egipcia para que sus partidarios abandonaran las protestas en Tahrir en vistas a no perjudicar el proceso electoral del próximo 28 de Noviembre, donde los islamistas parten como claros favoritos.

PD. desde el inicio de la 'Primavera Árabe' en Túnez me ha llamado la atención como los medios de comunicación españoles se han empeñado en definir a los islamistas egipcios o tunecinos de entrada como moderados cuando sus fuentes siguen siendo los escritos de Hassan Al-Banna, Sayyid Qutb y otros teóricos del Islam político. Quizás, esto se deba al característico doble discurso o 'double speech' de los dirigentes islamistas, con unos discursos más aperturistas en inglés y más al gusto de lo que la audiencia occidental quiere escuchar, pero, a su vez, con unos discursos en árabe, de consumo interno para sus propios seguidores, con un lenguaje y contenido mucho más radical. En este sentido, me ha llamado la atención un vídeo publicado recientemente en Memri TV en el que se recogen las declaraciones del secretario general y candidato del partido En-Nahda, Amari Al-Jabari, en las que se muestra partidario -inshallah- de la llegada del sexto califato islámico:




PD II. El pasado mes de Febrero, la periodista australiana Lara Logan, la periodista estrella del canal CBS, sufrió una brutal agresión sexual en la plaza Tahrir mientras cubría las celebraciones por la dimisión del "rais" hosni Mubarak (Entre Dos Tierras). Pues bien, desgraciadamente, la periodista francesa Caroline Sinz ha pasado por una experiencia similar y también sufrió una brutal agresión sexual en la misma emblemática plaza que el pasado Jueves explicó a la cadena de televisión gala France 3 (Global Post). Desde esta húmilde bitácora, quiero expresar mi solidaridad y aprecio a Caroline Sinz y condenar duramente esta agresión sexual y los ataques sufridos por los periodistas, especialmente occidentales, en Tahrir durante los últimos días.  

jueves, 24 de noviembre de 2011

martes, 22 de noviembre de 2011

Europa: entre la indiferencia y la banalización de la judeofobia.

Esta mañana, en el blog Safed-Tzfat-Zefat, tuve ocasión de leer una noticia sobre la brutal agresión judeofóbica sufrida por una estudiante belga de tan sólo 13 años el pasado viernes mientras jugaba a fútbol en el polideportivo de Neder-Over-Heembek (Bruselas). Oceane, que asi se llama la adolescente agredida, fue brutalmente apalizada, recibiendo bofetadas, patadas y rodillazos en la cabeza, por cinco jóvenes magrebíes de origen marroquí al grito de “sucia judía, vuélvete a tu país”.

Que en los últimos años, especialmente con las subidas de tensión en el conflicto israelo-palestino, se ha producido importante rebrote del antisemitismo en muchos países de la Europa Occidental -y entre ellos España- es innegable.  Durante la II intifada Palestina, la II Guerra del Líbano (2006), el conflicto entre el Hamas y las IDF en Gaza del 2008-9, o el affaire de la I Flotilla de la Libertad, los actos vandálicos en sinagogas, cementerios y en locales de instituciones judías o israelíes han sido una constante en muchas ciudades de nuestro viejo continente. Hablando sólo de España, me vienen a la cabeza por ejemplo los actos vandálicos en la sede de Jabad Lubavitch de Barcelona en Enero del 2009 o  las pintadas presentes en las fachadas de la vía pública de muchas ciudades de nuestro país donde se equiparaba la Estrella de David a la esvástica nazi. Y lo mismo podríamos decir sobre las agresiones, calumnias, insultos e incluso amenazas de muerte sufridos por muchos intelectuales, periodistas o ciudadanos anónimos, tanto judíos como no judíos, tomando como pretexto el conflicto de Oriente Medio, el antisionismo, la causa palestina o el supuesto sionismo o filo sionismo (real o no) de las víctimas, como por ejemplo la agresión sufrida por un joven haredí madrileño, Ruben, en pleno paseo de la Castellana a manos de una energúmena que, entre insultos judeofóbicos, le recriminaba el supuesto "genocidio" que Israel estaba cometiendo con los palestinos (Libertad Digital). Mucho más sangriento, terrible y espeluznante fue el secuestro y asesinato de Ilan Halimi en Francia en el año 2006 por una banda de jóvenes criminales y camorristas de los suburbios parisinos, conocidos como “les barbares” (los bárbaros). Este brutal crimen tuvo un claro trasfondo antisemita, pues los secuestradores querían conseguir un importante rescate (450.000 Euros) de la familia Halimi basándose en el tópico de que “todos los judíos son ricos y se ayudan entre si”. Además, según declaraciones del entonces ministro del interior francés, Nicolás Sarkozy, en los registros policiales en las casas de algunos de los implicados en el secuestro y muerte de Halimi se econtraron materiales propagandísticos tanto islamistas como pro palestinos (European Jewish Press).

Desgraciadamente, en muchos casos, la respuesta de la clase política y de la sociedad europea ante estos claros actos judeofóbicos ha sido la banalización o la indiferencia.  ¿Quién no recuerda al todavía presidente del gobierno en funciones, José Luís Rodríguez Zapatero, negar que hubiera judeofobia en España en el contexto de una entrevista con periodistas del diario israelí Ma’ariv durante su gira por Oriente Medio de Octubre del 2009?  (El Mundo). ¿Por qué se da esta situación? Influyen varios factores, como por ejemplo la ignorancia acerca de la judeofobia. Buena parte de la opinión pública europea entiende como actos antisemitas los relacionados con la judeofobia clásica religiosa cristiana y con el antisemitismo racista característico de la extrema derecha. Como a día de hoy esas manifestaciones antisemitas son minoritarias, nuestra opinión pública piensa que la judeofobia es un fenómeno marginal en Europa y no se dan cuenta de que una pintada donde se equipare la Estrella de David a una esvástica o una caricatura publicada en nuestra prensa donde se compare el conflicto israelo-palestino a Auschwitz con el objetivo de criticar al gobierno israelí tienen ambas un claro trasfondo antisemita porque implican una clara banalización del Holocausto.

Fuente: Israel Hayom.

Pero la ignorancia no es el único factor. Otro factor importante desde mi punto de vista es la corrección política, como se puede observar por ejemplo en la declaración de J. L. Rodríguez Zapatero o en la búsqueda de atenuantes si los agresores son jóvenes musulmanes fanatizados, originarios del mundo árabe o del África subshariana, como por ejemplo las estudiantes belgas de orígen marrroquí que agredieron a Oceane el pasado Viernes en Bruselas. En esos casos, los ataques se relacionan con el vandalismo, la criminalidad, la inseguridad…, y se omite su trasfondo antisemita para no dar una imagen negativa de los emigrantes o de las comunidades musulmanas de Europa, dando así la impresión de que el racismo y el antisemitismo sólo es cosa nuestra, de los europeos. 

Sea como sea, esa postura de indiferencia y banalización existente en buena parte de la sociedad europea a la larga de alas a los judeofobicos para volver a las andadas. Escondiendo la cabeza debajo del ala no se encontrarán soluciones al antisemitismo, un problema latente en Europa, que ha resurgido con una insospechada fuerza en los últimos años.


PD. Me releí y me gustaría aclarar un aspecto de mi escrito. Antes escribí:

"Otro factor importante desde mi punto de vista es la corrección política, como se puede observar por ejemplo en la declaración de J. L. Rodríguez Zapatero o en la búsqueda de atenuantes si los agresores son jóvenes musulmanes fanatizados, originarios del mundo árabe o del África subshariana, como por ejemplo las estudiantes belgas de orígen marrroquí que agredieron a Oceane el pasado Viernes en Bruselas. En esos casos, los ataques se relacionan con el vandalismo, la criminalidad, la inseguridad…, y se omite su trasfondo antisemita para no dar una imagen negativa de los emigrantes o de las comunidades musulmanas de Europa, dando así la impresión de que el racismo y el antisemitismo sólo es cosa nuestra, de los europeos."


Mi comentario tiene un punto simplista porque describe el punto de vista imperante especialmente entre la izquierda más buenista, pero no es menos cierto que la extrema derecha y la derecha xenófoba populista se va al extremo contario, de demonizar a todos los musulmanes, como si el tio de la tetería de al lado o tu vecino marroquí del segundo fueran salafistas o peligrosos yihadistas de Al-Qaida. Acerca de los actos antisemitas realizados por musulmanes europeos o emigrantes del mundo árabe-islámico se disimulan, como dije, bajo el pandillismo, la delincuencia, el vandalismo, etc, pero no con la finalidad que dije sino para disimular el antisemitismo, igual que ocurre con muchos otros actos y agresiones antisemitas que intentan justificarse con los pretextos de del antisionismo o de la causa palestina.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Fabián para Presidente palestino

De Hamás sabemos que está en el poder en la franja de Gaza luego de un golpe de estado, en el que arrojó a sus oponentes de los tejados. ¿Pero qué pasa con Fatah en Judea y Samaria?

Mahmoud Abbas fue elegido en el año 2005 por un mandato de 4 años. En el 2009 pidió una extensión de un año hasta enero de 2010. Y todavía sigue, ahí está, y elecciones no hay.

¿Y qué pasa con la Asamblea Legislativa Palestina? Su período de legalidad expiró el 25 de enero de 2010. Y todavía sigue, ahí está, y elecciones no hay.

Pero no piensen que se reúnen a legislar, no señor. Desde enero de 2006, la Asamblea Legislativa Palestina no ha legislado ni una sóla vez, ni se ha reunido ni una sola vez en los últimos cuatro años, ni ha nombrado ningún ministro. Es esencialmente una administración impotente, no democrática y constitucionalmente corrupta. Y todavía sigue, ahí está, y elecciones no hay.

¿Y esto es lo que hay que crear en el contexto de la "Primavera Arabe"? ¿Otra dictadura más para la colección? Porque si el problema con la ocupación israelí es que no permite la autodeterminación del pueblo palestino, digamos que los líderes palestinos no la permiten tampoco, ¿no? Para eso, aprendo árabe yo y me pongo de Presidente palestino. Prometo robar menos que Mahmoud Abbas y otra ventaja que tengo es que nunca fui parte de un movimiento terrorista como él.

Y lo mejor de todo es que no hace falta que me voten.

domingo, 20 de noviembre de 2011

Ganó la derecha en España

Un post abierto para que comenten sobre los resultados de las elecciones de ayer. Me interesa saber más sobre todos los aspectos de la nueva configuración política. El diario La Nación comenta:

Diez millones de electores depositaron ayer su confianza en el PP, sin duda empujados por el desempleo récord (casi 22% de la población activa), los recortes en el gasto público y un endeudamiento que coloca al país al borde del default.

Pero lo hicieron sin hacerse ninguna ilusión. España es el quinto país de la zona euro donde el gobierno cayó víctima de la crisis de la deuda: antes fueron Irlanda, Portugal, Grecia e Italia. "Podemos escoger con qué salsa nos comerán. Pero seremos comidos de todos modos", resumió José Vázquez, después de votar en Madrid.

sábado, 19 de noviembre de 2011

Los moderados de Fatah


Este póster pertenece a las "Brigadas de Mártires de Al-Aqsa", el brazo militar de Fatah, los supuestos moderados con los que Israel debe hacer la paz. Lo dice todo, en realidad.

Un cuento de espías

No entiendo como los egipcios organizan estas cosas sin la coordinación logística del 007 norteamericano-israelí, Ilán Grapel, quien fuera liberado hace pocos días.

A menos que... ¡claro! Es la única opción posible: la persona que hoy dice ser Ilán Grapel y da entrevistas contando su experiencia en la cárcel egipcia no es tal, y el verdadero Ilán Grapel está suelto y haciendo estragos en las conciencias egipcias, destruyendo su respeto por la autoridad. ¡Oh, Ilán, eres tan ingenioso! ¡Sigue minando la economía egipcia, valiente soldado de las sombras!


Falso Ilán Grapel


Verdadero Ilán Grapel

viernes, 18 de noviembre de 2011

Un viejo tema con la OLP

Pero no por eso menos importante.

La OLP es Fatah. Fatah es el Presidente (de facto) de la Autoridad Palestina (AP) Mahmoud Abbas. La OLP (y el Fatah como su grupo principal) es la que dirige la política de la AP en todo lo relacionado con el conflicto que mantiene con Israel. Los Acuerdos de Oslo fueron firmados entre la OLP e Israel, y no entre la AP e Israel. Sólo la OLP es soberana respecto a la política palestina, no la AP y es a la OLP que hay que dirigirse para ver su posición frente a Israel. Y cuando se firme la paz, se deberá firmar con la OLP, no con la AP.

Y respecto a esto, esta es la página de la OLP en la ONU.

En esa página se encuentra la extremista Carta Organizacional de la OLP de 1964, la igual de extremista Carta Organizacional de 1968 (el título está intercambiado con el link que sigue), y las decisiones que supuestamente tomaron los palestinos en 1996 a pedido de Israel y el Presidente de Estados Unidos para amendar su Carta Organizacional de 1968 eliminando el racismo, el antisemitismo y la llamada a la violencia y genocidio que contenía.

Ahora, si se fijan bien, no hay ninguna Carta Organizacional nueva. Hay una carta a Clinton en la que hay un detalle de los artículos que se "anularon" y una referencia a artículos que contienen "partes inconsistentes con los compromisos de 1993" con Yitzhak Rabin que se anularon también, pero nunca se ve la versión final de éstos. Y, como dije antes, nunca se ha publicado una Carta Organizacional nueva. El proceso para la supuesta anulación de los artículos racistas y genocidas estuvo plagado de fallidos (como se ve claramente en el link, en que se hacen referencia a las tantas veces que se le aseguró a Clinton que la Carta había sido modificada a su placer, sin jamás darle una Carta Organizacional nueva).

Y si el gobierno norteamericano volviera a pedir (no lo hará, claro) una copia de la Carta Organizacional actualizada, aunque sea para guardarla en el archivo de la Biblioteca del Congreso y que no le falte a esta ni un papelito, podemos estar seguros que la OLP enviará una nueva carta personal al presidente, asegurándole que en 1996 la Carta Organizacional fue cambiada, y en 1998 un número indeterminado de personas levantaron las manos (no en una votación formal) para "reafirmar" las decisiones de 1996 respecto a la Carta.

Pero la Carta no está.

El kibbutz hoy

Altneuhouse


Kibbutz Kvutzat Schiller

jueves, 17 de noviembre de 2011

Manifestantes pro palestinos sabotean conferencia de Lior Hayat en la Universidad de Vigo.

El portavoz de la embajada de Israel en España, el sr. Lior Hayat, debía ayer dar una charla sobre los 25 años de relaciones diplomáticas entre Israel y nuestro país en la facultad de económicas de la Universidad de Vigo. El diplomático israelí acudió al campus invitado por la Asociación Galega de Amistad con Israel (AGAI) y le mencionada universidad, pero finalmente el acto se suspendió debido a la conducta incívica y violenta de un grupo de 15 manifestantes de colectivos pro palestinos de extrema izquierda, que insultaron e intentaron agredir a los estudiantes que habían acudido al coloquio (Faro de Vigo).

En la última entrada de su blog Off the Record, Lior Hayat, nos da su punto de vista y se dirige a los manifestantes pro palestinos violentos con un toque de humor (las negritas, mías):

También estoy agradecido al propio grupo de los violentos, ya que convirtieron la visita del Portavoz de la Embajada de Israel a Galicia en un acontecimiento mediático. En lugar de hablar con unos pocos alumnos y profesores de una Facultad de Vigo, he sido entrevistado por 9 medios de comunicación gallegos; entrevistas que, si bien empezaron con una condena a los violentos, luego constituyeron 9 oportunidades de presentar ampliamente a todo el público gallego el punto de vista israelí en muchos y diversos temas. Pero, además de trasladarles mi agradecimiento, quiero prevenirles de que es posible que mañana les acusen de ser agentes del Mossad debido a la gran contribución que han realizado al trabajo de la Embajada de Israel. Si se da el caso, debo decirles que yo no estaré allí para defenderles y desmentir tales acusaciones.

Desgraciadamente, el sesgo anti-israelí existente en nuestras universidades no me sorprende en absoluto, pues lo viví durante mis años de estudiante en la Universidad de Granada: desde pintadas con un claro trasfondo judeófobo y antisionista en campus como el de Fuentenueva o el de Cartuja hasta el hecho de que la UGR financiase unas jornadas con un marcado contenido anti-israelí, con la finalidad de adoctrinar ideológicamente a los estudiantes con la versión palestina de la Nakba y la visión políticamente correcta de extrema izquierda sobre el conflicto palestino-israelí.

Sobre lo ocurrido ahora en Vigo, una pequeña reflexión para concluir: hace setenta años los nazis pedían a la sociedad alemana que boicotease a los judíos porque los veían como los causantes de todos los males de Alemania. Ahora, en pleno siglo XXI, tanto desde la extrema derecha como desde la extrema (y en muchos casos no tan extrema) izquierda se pide el boicot a Israel por una supuesta solidaridad con Palestina. Moraleja: cambian las épocas, cambian también las formas y los pretextos, pero el odio judeofóbico persiste. 
 

La puerta

Un cuadro que me gusta mucho que está en un pasillo de la Universidad.

martes, 15 de noviembre de 2011

We did so crucify Him

De la novela The Source/Makor/La Fuente (1965) de James Mitchener. Esta parte de la trama ocurre en Israel, en un kibutz ficticio de la Galilea en el año 1964:

But [Jesuit Father Vilspronck] was about to be tested by an experience much more difficult to absorb than mere historical contradiction: he was to encounter an exceedingly difficult theological problem. The confrontation happened by accident. He was parking his jeep after having driven Cullinane from the administration building to the mess hall when he said, “I’d better wash up. I seem to have picked up a lot of dirt on the tell.”

Unluckily, as things turned out, his remark was heard by Schwartz, who said, “Use my room,” and he led Vilspronck into the darkness.

They had been gone only a few moments when they returned angrily and it was obvious that something serious had happened, for Vilspronck was flushed and Schwartz belligerent. An awkward silence followed, broken by the Dutchman, who said quietly, “I think I’ll skip supper tonight.” He stalked from the hall, wedged himself into his jeep and with a flurry of dust turned it around in a tight circle, a future cardinal who had been able to adjust to whatever new historical evidence the tell was producing concerning Jews in ancient Palestine or Jesus in the Holy Land, only to find himself unprepared to face the reality of either condition as exemplified in a modern kibbutz. As the jeep sped away, Cullinane shouted, “What happened?” and the big priest called back, “You’d better look at the signs in your world.”

Perplexed by this reply Cullinane returned to the mess hall and asked for Schwartz. When the secretary appeared, Cullinane asked, “What did you do to Father Vilspronck?”

“He had a ticklish digestion. Found he wasn’t hungry.”

“What did he mean—the signs in my world?”

Schwartz hesitated, not because he was embarrassed by what had happened but because he preferred not to involve Cullinane. Then, shrugging his shoulders, he said, “Something he saw in my room.”

“Maybe I’d better see it too.”

“Why not?” Schwartz asked indifferently, and he led the way to a dormitory building in which he had been allocated a one-room apartment. As an unmarried member of the kibbutz he was entitled to no more, so that even if he served as secretary for many years, he would still be allotted this one room. It was in no way unusual—desk, chair, bed, water jug, and of course the three essentials: a large bookcase jammed with publications, a record player with its stack of classical records, and a colored reproduction of a painting by Marc Chagall—except that across one wall hung a carefully lettered banner which read: We did so crucify Him.

This was the banner of younger Jews who had survived Germany and Arab invasion and who no longer cared what the rest of the world thought about them. In early 1964 their motto had become notorious, in an underground sort of way, for at that time Pope Paul VI’s visit to the Holy Land drew attention to the possibility that the Catholic Church might issue a pronouncement absolving present-day Jews of blame for the crucifixion of Jesus, and it was widely hoped that this generous gesture would remove the stigma under which Jews had suffered for nearly two thousand years. Some well-intentioned people actually thought that such a statement would deprive anti-Semitism of its moral base and would make it difficult for future hate-mongers to initiate pogroms. Throughout Israel a surge of hope attended discussion of the matter and one hopeful group had even written to the newspapers: “It will be a glorious day when the Christian Church finally exonerates us of our guilt.”

That letter was certainly not signed by Schwartz of Kibbutz Makor nor by any of his friends. They held the offer of absolution to be insulting to the Jewish people and the Pope’s visit to be an act of condescension. They drafted a different letter, which Israeli newspapers considered inflammatory and refused to publish: “It is preposterous for any Pope to come here distributing a forgiveness which is not his to dispense. For two thousand years we Jews have been abused by Christians and it is not their prerogative to forgive us. For them to do so is humiliating both to them and to us, for we are the ones who should forgive them.” As proof of their intention to remain stiff-necked, as God had commanded, Schwartz’s Jews flaunted their unyielding banner: We did so crucify Him.

“Take it down,” Cullinane said.

“Are you kidding?”

“Take it down!” the Irishman roared, unable to maintain his placid nature.

Schwartz laughed and this infuriated Cullinane, who grabbed at him as if to catch his mocking head and punch it, but Schwartz easily evaded him and the two stood facing each other. Cullinane controlled his anger and said, “Right now in Rome the bishops are meeting to correct an ancient wrong. All that you Jews hope for depends on men of good will like Father Vilspronck. And you insult him.” It was obvious that Cullinane was including himself among the men of good will who sought to improve and protect Jewish-Christian relations, and to him also the sign was offensive.

Schwartz ridiculed his well-meaning counselor and said, “Nobody takes that good-will crap seriously any more.”

Cullinane flushed and said grimly, “Then accept my ill will. Take down that sign.”

“Nobody in this room can make me.”

With a leap Cullinane reached the wall, thrusting his fingers behind the cloth and ripping it into two parts. Schwartz rushed up behind him, grabbed at his arms and wrestled with him. Finally Cullinane broke loose, but as he did so, Schwartz got his right arm free and with a wild swinging blow clipped Cullinane along the head and jaw.

The blow so astonished the men that they forgot the torn banner, dropped their arms and stared at each other. Schwartz was ashamed of what he had done and Cullinane was stunned both by the blow and by the furiousness of the struggle, yet he was unable to control his loathing for the sign, so while Schwartz watched he returned to the wall and tore the banner to pieces. “Neither of us can afford hatred,” he said.

Impassively Schwartz watched the destruction of his sign, then said coldly, “I don’t hate anyone. I don’t intend insolence to decent men like Vilspronck. It’s just that I no longer give one good goddamn what you think about Jews. Either of you. For nineteen centuries well-intentioned Jews like me tried to accommodate ourselves to what people like you wanted. And where did it get us? We were attentive to kings and Popes. And what did they do in return? Now we’ve won our own land and we’re going to keep it. And what you or Vilspronck or the Pope or General de Gaulle thinks about it is of no concern to me. Not one little bit.”

Responding automatically Cullinane shot out his right fist and caught Schwartz on the point of the chin. Like an amazed oak that had paid no attention to the first chipping axe blows, the dark-skinned Jew tottered, then fell in a heap.

This was the first time Cullinane had ever knocked a man unconscious and he was appalled: “My God! I’ve killed him!” But to his relief Schwartz easily recovered, rose to one knee and rubbed his jaw.

“I suppose I deserved it,” he said. And as they walked back to the mess hall Cullinane lavished attention on him as if he were a sick child. Earnestly he said, “It does matter what we think…Vilspronck and men like me…because at the time of crisis we might be the ones who will rescue you.”

Schwartz paused to look at the eager Catholic and said, “For Jews it’s always the time of crisis. And no one ever rescues us.” But that night the two men ate together.


***
Recomiendo muchísimo este libro que fue un best seller y publicado en varios idiomas, incluyendo el español.

Tel Maresha - Cuevas campana

viernes, 11 de noviembre de 2011

Cuánto cuesta una información veraz y sin apologías del terrorismo palestino?

Una nueva muestra de la visión anti-israelí y acríticamente pro palestina que impera en nuestros medios de comunicación la encontramos en la siguiente columna de opinión del periodista Vicent Mata publicada ayer en el periódico en lengua catalana "El Punt-AVui". 

Sólo con ojear el título, ya nos podemos hacer una idea de su contenido: "¿Quant val un soldat palestí (¿Cuánto vale un soldado palestino?"). Este titulo es una nueva muestra del doble lenguaje periodístico existente en nuestros medios respecto al terrorismo pues al bueno de Vicent Mata ni se le habría pasado por la cabeza titular a su columna "¿Cuánto vale un gudari vasco?" si esta tratase el tema del acercamiento de terroristas de ETA a Euskal Herria. Sin embargo, con tal de demonizar a Israel todo vale, incluso hacer una clara apología del terrorismo palestino.

Sígamos. Vicent Mata afirma:

"Ens ho diuen les diferents vegades que s'han intercanviat presoners les dues bandes oposades i en conflicte permanent: Israel ha intercanviat 1 israelià per 1.027 palestins. 0 ara, en aquest moment, 1.150 per tres soldats capturats en la guerra del Líban en 1985, així com 65 presos i 40 cadàvers de milicians de Hezbol·là per un soldat jueu mort en 1996. O sigui, la conclusió és l'alt valor del soldat jueu i la insignificança del soldat palestí. I mentre els presos palestins es calculen en uns 5.800, les autoritats palestines diuen que tenen 280 menors i 260 detinguts. I un piló de líders palestins morts per un coet llançat apressadament, més els morts assassinats al llarg de la història (com ara la matança perpetrada per Ariel Sharon a Sabra i Chatila en 1982... o els refugiats, les ocupacions del territori, el mur, les guerres contra Israel...)."

La idea del párrafo es que los diferentes intercambios de terroristas palestinos, libaneses o árabes por civiles y soldados israelíes demuestran el alto valor de la libertad del israelí frente a la insignificancia del palestino y esto dicho con  la voluntad de presentar al gobierno israelí como  racista que da escaso valor a la vida de los palestinos y precisamente por eso la libertad de un israelí vale la de decenas, centenas o millares de terroristas palestinos encarcelados en Israel. Sin embargo, guiado por sus prejuicios anti-israelíes, Vicent Mata se equivoca e ignora que son los líderes del Hamas, del Hizbulah o de la Yihad Islámica los que intentan conseguir la liberación del mayor número de sus miembros encarcelados porque mientras más alto sea éste, más impacto tendrá el canje en la sociedad palestina y más les servirá para presentarlo como un éxito propagandístico frente a sus oponentes. De hecho, la mejor muestra la tenemos en el hecho de que el Hamas, con el canje de 1027 terroristas por Gilad Shalit, ha conseguido arrebatar a Fatah la iniciativa política y el liderazgo conseguido por Mahmoud Abbas y la ANP con su petición de admisión de Palestina en las Naciones Unidas del pasado mes de Septiembre. Por lo tanto, queda claro que no es precisamente el gobierno israelí quien da un valor de 1000 a 1 sino los propios dirigentes de las organizaciones terroristas sabedores de que a mayor número de terroristas liberados, mayor éxito propagandístico para su organización entre la sociedad palestina. 

Además, Vicent Mata, en ese párrafo de su columna, plasma otros tópicos del conflicto israelo-palestino consagrados ya en nuestros medios, como por ejemplo banalizar el bombardeo de la población civil israelí por las organizaciones terroristas palestinas que operan en Gaza y presentar seguidamente las respuestas de las IDF como desmesuradas al afirmar que "un montón de líderes palestinos muertos por un cohete lanzado apresuradamente". Además, en su artículo podemos encontrar errores históricos más dignos de un propagandista como Ilan Pappé que de un periodista, como por ejemplo  atribuir la autoría de la masacre de Sabra y Chatila (Septiembre del 82) al entonces ministro de defensa israelí Ariel Sharon (en realidad, la responsabilidad de Sharon fue indirecta y por omisión de su deber en el sentido de que debería haber previsto que la entrada de milicianos del Kataeb, la falange cristiana libanesa, para supuestamente apresar a los terroristas responsables del asesinato del presidente Bashir Gamayel podía devenir en una masacre) .

Los párrafos que siguen a continuación contienen más tópicos de la propaganda soviética y árabe-palestina sobre el conflicto, presentados como si se tratase de hechos históricos verificados. A saber, Vicent Mata plasma la idea de que Israel incumple las resoluciones de la ONU con total impunidad gracias al apoyo estadounidense, "que siempre han dado su apoyo a los judíos". Y seguidamente, citando una obra del profesor Carlos Taibo para darle un cierto rigor intelectual a sus afirmaciones, Mata pasa a reproducir la versión oficial palestina de la primera guerra árabo-israelí. Es decir, nos vende la narrativa de la "Nakba" sin ningún tipo de crítica a sus fuentes, como si se tratara de hechos históricos veríficados. Paso a reproducir el texto en catalán:
 Carlos Taibo, en el seu llibre Guerra entre barbaries, a la pàgina 298, parla d'expropiació originària, és a dir, que l'expropiació de les terres àrabs va ser metòdica, contínua, a sang i a foc, amb una immigració forçada dels palestins, una autèntica colonització i consciència de ser sobirà sobre una terra dels palestins originàriament, i que gràcies el naixement en 1947-1948 del nou Estat d'Israel, Palestina esdevingué la seva llar i calia expulsar-ne els palestins com fos."

Por último, remata su columna con la siguiente perla que no tiene desperdicio:
"En realitat no es pot pensar que ha sigut un triomf dels palestins, sinó que ha guanyat el colonitzador i que ha mostrat al món que l'amo és el poble jueu i que els àrabs s'han de sotmetre a qui és el dominant."

Traduzco: en realidad no se puede pensar que ha sido una victoria de los palestinos sino del colonizador y que ha mostraado al mundo que el amo es el pueblo judío y que los árabes se han de someter a quien es el dominante. Nuevamente nos encontramos ante un comentario que nos recuerda a la vieja teoría conspirativa de la dominación judía mundial.

En resumen, un artículo con la visión políticamente correcta que predomina en nuestros medios: un enfoque claramente pro palestino y con un marcado sesgo anti-israelí hasta el punto de dar veracidad sin ningún tipo de rigor histórico a la narrativa palestina de la Nakba para explicar la primera guerra árabo-israelí. Pero, además, podemos encontrar una clara apologia del terrorismo palestino y una coletilla final que nos recuerda las viejas teorías conspirativas de la dominación judía mundial.

El pozo de agua

Como continuación del post sobre el mapa antiguo de Rehovot, comparto esta foto que saqué cuando encontré el famoso pozo de agua que aparece en el mapa de 1897.

El cartel naranja dice:

"El pozo antiguo de la ciudad de Rehovot.
Aquí se declaró Rehovot como moshavá (pueblo) en [el mes de] Adar de 5.650 (6 de marzo de 1890)
[Este] pozo de agua fue la única fuente de agua del pueblo por treinta años.
Rehovot. Ciudad de la Ciencia y la Cultura."

jueves, 10 de noviembre de 2011

El violador a prisión!


Se le acabó la joda a Moshé Katzav. Ya no hay más apelaciones. Es un violador y va a ir a la cárcel.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

3 explosiones

A la 1 de la mañana de ayer.

La primera me despertó.

La segunda me hizo correr al cuarto de las nenas.

La tercera nos encontró en la escalera llevando a las nenas al refugio.

Pasando por la puerta de calle vemos fuego en un edificio a media cuadra de casa.


No fue un cohete palestino. Se incendió (o incendiaron) un auto y estalló. Pero el miedo provino del terrorismo palestino de la otra noche. Las nenas tomaron frío y Nadia hoy se levantó con la garganta tomada. Y los palestinos siguen igual tirando cohetes, aunque más al sur. Claro que no sale en ningún diario del mundo. Lo tenés que leer en Qassamcount.

Kristallnacht.

domingo, 6 de noviembre de 2011

Hagshamá

En un post más abajo se dio la siguiente discusión (o acuerdo) en los comentarios:

Ariel: Y por cierto, ¿sabes lo que me indigna de un judío como tú, Andrés? Que se las da de sionista, pero sólo de la boca para afuera. El sionismo es hacer aliá a Israel. El sionista es, por tanto, el que hace aliá. No el que apoya desde su trono a que otros la hagan.

Andrés: No es la primera vez que me lo dicen. ¿Y sabes qué? Tienes toda la razón.


Yo creo que quizás podríamos hablar de grados de sionismo pero es un poco estéril. Digamos que mañana todos o casi todos los judíos del mundo hacen aliá a Eretz Israel. Reciben su documento de identidad israelí y descubren que la empresa para la que han comenzado a trabajar necesita que vivan en el extranjero por unos años. O no consiguen trabajo y -pasaporte israelí en mano- vuelven a la diáspora. O se dedican a educación judía y resulta que toman la dirección de una escuela judía en Argentina. ¿Son aún sionistas? ¿No es una distinción un poco absurda? En estos tiempos de migraciones constantes y minorías transnacionales, ¿con qué criterio se le quita a alguien el honor de ser sionista si vive la mayor parte del tiempo en la diáspora?

¿Es necesario hacer el ejército para ser sionista? ¿Y qué pasa si uno -como yo- hace aliá un poco viejo para eso? ¿Pierdo el título?

En el momento en que los israelíes tomaron conciencia de que la diáspora no desaparecería (por lo menos no en el corto y mediano plazo, en el largo plazo no se sabe nada), la idea de reservar el apelativo sionista para los que hacían "hagshamá" (realización, aliá) perdió bastante de su fuerza. Me parece.

La sirena: el sonido del miedo. Entrevista a Ariel Kanievsky en Radio Sefarad.

En una entrevista en Radio Sefarad, nuestro colega y colaborador del blog, Ariel Kanievsky, habla sobre el miedo y la angustia que sufren los ciudadanos de Ashdod, su ciudad, ante el constante bombardeo con mísiles Qassam y Grad por parte del Yihad Islámico y de otras organizaciones terroristas palestinas desde Gaza.

Vale la pena escuchar las declaraciones de nuestro colega Ariel porque voces como la suya son totalmente ignoradas en nuestros medios de comunicación en España, que insisten en llamar "cohetes artesanales" a los Qassamim y grads que los terroristas palestinos disparan sobre las ciudades y kibbutzim del centro-sur de Israel. Nada nuevo. Al igual que pasó con el terrorismo suicida durante los años más duros de la "Intifada de Al-Aqsa", con atentados brutales como el de la pizzeria Sbarro en Jerusalén, el del Hotel Park de Netanya por Pésaj o el de la discoteca Dolphinarium en Tel Aviv, el léxico periodístico se endulza para quitar hierro al terrorismo palestino contra la población civil israelí.  

viernes, 4 de noviembre de 2011

La agenda política de la UNESCO.

El pasado Lunes 31 de Octubre, en el marco de su 36ª Conferencia General, los países miembros de la UNESCO aceptaron la admisión de la Aurotidad Nacional Palestina como miembro de pleno derecho en dicha organización, la organización de las Naciones Unidas con sede en París para la Educación, la Ciencia y la Cultura, con un amplio apoyo: con 107 votos a favor, 14 en contra y 52 abstenciones.

La Autoridad Nacional Palestina es pues desde el pasado Lunes el miembro 195 de la UNESCO. Esta noticia no ha pasado desapercibida en nuestros medios de comunicación, quizá debido al apoyo del gobierno español a la admisión palestina, y en los últimos días hemos encontrado opiniones para todos los gustos, aunque la visión predominante en editoriales, artículos de opinión o en las noticias ha sido positiva y con críticas más o menos veladas a la desunión de los países de la UE en la votación y a las repuestas de Estados Unidos, Canadá o Israel de retirar los fondos que anualmente pagaba a la UNESCO.

Mucho se ha discutido sobre si esta medida afectará al proceso de paz, a la solicitud de admisión de Palestina en las Naciones Unidas, presentada en New York el pasado 23 de Septiembre por Mahmoud Abbas, o al deterioro de la imagen de Estados Unidos en el mundo árabe-islámico, especialmente tras el apoyo de la administración Obama a la "primavera árabe" y su posterior decisión de vetar la solucitud de admisión de Abbas en el Consejo de Seguridad de la ONU si ésta consigue al menos 9 votos de los 15 estados miembros. Sin embargo, poco se ha hablado de un tema fundamental en mi opinión, la agenda política de la UNESCO. Vayamos por partes. Desde su creación en los años 90, la ANP se ha dedicado entre otras cosas a reescribir la historia de Palestina y presentar a su sociedad una visión ahistórica y mítica basada dos importantes puntos:

  1. la identificación de los árabes palestinos como el único pueblo autóctono y arraigado desde milenios en el territorio.
  2. la negación de los importantes vínculos históricos, culturales y religiosos del pueblo judío con la Tierra de Israel y con Jerusalén.

La idea sería más o menos la siguiente: nosotros, los palestinos, somos el único pueblo autóctono del territorio y hemos vivido aquí desde milenios, pues  somos los descendientes de los jebuseos, de los filisteos o incluso de los antiguos israelitas, mientras que los israelíes han inventado los vínculos judíos con la tierra y por tanto son colonialistas europeos extranjeros, como los franceses en Argelia, los ingleses en la India o los españoles en Cuba y el resto de América Latina. El objetivo de ese revisionismo histórico está claro: la deslegitimación de Israel mediante la comparación del Sionismo con el colonialismo europeo de los siglos XIX y XX. Y para alcanzar ese objetivo, los funcionarios de la ANP son capaces incluso de apropiarse de la figura de Jesús de Nazaret, presentándolo como un profeta palestino del Islam previo a Mahoma que fue martirizado por los judíos. Por lo tanto, Jesús seria el primer mártir palestino víctima de los 'malvados israelíes' de su época. Véase el siguiente vídeo:





En ese proceso de revisionismo histórico, la ANP también pretende apropiarse del patrimonio histórico y arqueológico del pueblo judío con el fin de presentarlo como 'palestino' y borrar la presencia judía en la historia del territorio palestino, especialmente si ese patrimonio se encuentra localizado en Jerusalén o en Judea y Samaria. En este sentido, conviene recordar que el pasado año, la UNESCO ya reconoció como mezquitas dos de los lugares más sagrados de la tradición judía por el simple hecho de quedar fuera de la línea del armisticio del 49: la Tumba de Raquel en las proximidades de Belén y la Cueva de los Patriarcas en Hebrón. Óbviamente, esa decisión estuvo determinada por la agenda política de condena internacional de la ocupación israelí en beneficio de un reconocimiento internacional palestino. Ahora, con una ANP miembro de la UNESCO, Abbas y sus funcionarios van a tener más fácil conseguir ese objetivo y ,de nuevo, la veracidad histórica quedarà sacrificada en beneficio de una agenda política.


Bienvenida la cultura

El otro día sonó por primera vez la alarma antiaérea en Rehovot. Nos fuimos a dormir a las 22:30 porque yo tenía que estar temprano al día siguiente en Jerusalem, y ya estaba dormido cuando a las 23:00 me despiertan las sirenas.

No entendía nada. Abrí la ventana, me asomé a mirar mientras pensaba e intentaba entender por qué sonaban las alarmas. Lo primero que me vino a la mente fue "es un ataque sorpresa. Los egipcios otra vez quieren jodernos como en Yom Kippur (1973)". La miré a mi mujer que estaba más dormida que yo. Pasa un auto a toda velocidad por la calle. Cierro la ventana... y me doy cuenta que está por caer un cohete palestino, otro crimen de guerra más de esta gente que a nadie más que a los israelíes parece importarle.

Ya era tarde para correr al refugio, y a mí me daba cosa salir de casa en calzoncillos, así que me fui a la pieza de las nenas y me quedé sentado al lado de sus camas esperando. Ellas no se despertaron. Después de cinco minutos volví a la cama a dormir.

Esto es terrorismo. Estos son los que entraron a la UNESCO el otro día.