lunes, 27 de septiembre de 2010

Historia antisionista de Irlanda

Eamonn escribió una genial historia en mala fé sobre la Entidad terrorista del IRA (que los racistas del nacionalismo irlandés llaman "Irlanda") modelada según los cánones de la historia anti-zionista que la gente que odia al pueblo judío cuenta sobre Israel. Tenemos el agrado de agregar este ejemplo realmente bien escrito a nuestra lista de historias nacionales escritas con mala fé.
Historia de la Entidad Colonialista Rioplatense (Argentina)
Historia de la Entidad Imperialista Lusitana (Brasil)
Historia de la Entidad Neo-Helenista (Grecia)

Zarpando de territorio ocupado para luchar contra la ocupación

Un nuevo barco, esta vez lleno de idiotas útiles, zarpó hacia las costas de Gaza e Israel para romper el bloqueo israelí contra el armado del gobierno terrorista del Hamás. Activistas "antiocupación" se embarcaron en el norte de Chipre, porque era más práctico.

El norte de Chipre es territorio ocupado.

"El norte de Chipre es un territorio ilegalmente ocupado que pertenece a la Unión Europea como parte de su estado miembro, Chipre; fue capturado por la fuerza en 1974 por el ejército turco; su estatus legal como un estado independiente ficticio es sólo reconocido por Turquía (el poder ocupante); Turquía removió por la fuerza a cientos de miles de personas de etnía griega de ese territorio y lo asentó con su propia población para alterar permanentemente el balance étnico del área - y en el proceso, promovió la construcción de lo que uno puede caracterizar como asentamientos."

No hay que darle importancia a estos payasos de ultra-izquierda que usan su origen judío para hacer propaganda contra el estado de los judíos.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Dos sociedades muy diferentes

Después de haber pasado todas las vacaciones de verano mirando los programas para chicos del canal 23 de Israel, Televisión Jinujit (educativa) puedo decirles que no hay nada como esto que pasan en el canal ¿educativo? en los programas para niños del Hamás en Gaza.


En nuestra sociedad, la israelí, a los niños no se los educa para odiar. Puedo decirlo con conocimiento de causa. Estos son los programas que ven los chicos israelíes:
Bob Habanai (Bob el Constructor)

Dora

Dardasim (Los Pitufos)

Yoram y Tishbi (mi preferido, canciones hermosas, charlas con los chicos con preguntas filosóficas -no pedófilas como Agrandaditos- y el actor que hace de la cabra Tishbi, que es fantástico).

Thomas HaKeter (Thomas la Locomotora)


Los únicos malvados en todos estos programas son Gargamel y JatJatul (su gato Azrael). No Ahmed ni Samira ni Abu Jihad ni "los árabes" ni "los palestinos". Los chicos ven programas para chicos y no odian a nadie. A veces, cuando no hay dibujitos en el canal 23, pasamos al 33 (también del Estado) en el que pasan los mismos, pero en árabe.

Por eso nuestros hijos crecen sanos y cuando llega la edad de decirles la verdad, que realmente tenemos vecinos que los quieren matar, que los odian por ser judíos o por ser judíos israelíes, todavía mantienen esa ilusión de que quizás podamos hacer la paz. Que unos programas de diálogo y juego entre chicos pueden cambiar años de adoctrinamiento y lavado de cerebro. Hasta que llegan a mi edad, y bueno, se dan cuenta que es imposible. Que la sociedad palestina se ha auto envenenado de odio, y que lo mejor que podemos hacer es construir un muro muy alto, y cortar la cabeza del que se asome (porque da la casualidad de que siempre se asoma con una bomba en la mochila y la dirección del jardín de infantes israelí del kibutz más cercano).

Así de diferentes son las dos sociedades, la israelí y la palestina. Pero mis hijas todavía no lo saben, y espero que pasen muchos pero muchos años antes de que me pregunten quiénes y por qué pusieron una bomba en uno de nuestros colectivos.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Dos locos de odio

El pastor ese Terry Jones en Estados Unidos anuncia que va a quemar copias del Corán y cuando le preguntan, agrega que no tendría problemas en agregar al fuego también un par de copias del Talmud, una obra judía. Paralelamente, el potencial Hitler de nuestra era, Mahmoud "Ojos de Rata" Ahmadinejad, dice que la quema del Korán es un "plan sionista", que "acelerará la caída de Israel, su aniquilación".

Yo no sé por qué, pero los locos de odio, aún cuando se odien entre sí, siempre tienen algo contra los judíos.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

De Ankara a Atenas: el deterioro de las relaciones con Turquía obliga a ello


Todas las noticias referidas al encuentro entre los mandatarios griego e israelí mencionan, en mayor o menor medida, como planea el fantasma turco sobre dicho evento. Nada más cerca de la realidad, de forma directa e indirecta, Turquía ha sido el protagonista invisible en esta visita, la primera de un primer ministro del Estado de Israel a Grecia.

El motivo oficial de la visita de Netanyahu fue analizar la ampliación de las relaciones bilaterales, sobre todo en materia militar y comercial. De esta manera, ambos dirigentes hablaron sobre intensificar los ejercicios militares conjuntos, la compra griega de armamento israelí, y también sobre eventuales inversiones israelíes en Grecia, especialmente en los sectores energético y turístico. Previamente a la llegada de Netanyahu a Poros, en donde tuvo lugar la cumbre, a bordo de un barco de la Guardia Costera griega, el mandatario israelí y su esposa Sara visitaron la Marina de Flisvos, cerca de Atenas, donde están atracados algunos buques históricos como la crucero Averof y el caza Velos.
Como dato significativo, antes del encuentro con el primer ministro griego, Yorgos Papandreu, su par israelí se reunió con el jefe del principal partido de la oposición en Grecia: "Nueva Democracia", Antonis Samaras. Tras este encuentro, Samarás reiteró que el acercamiento entre Grecia e Israel no tiene que producirse en detrimento de las relaciones de buenos vecinos con Turquía. La repercusión mediática que tuvo en Grecia este histórico encuentro se vio reflejada en las manifestaciones de rechazo a la misma que protagonizaron grupos de izquierda, y otros, propalestinos griegos. En lo estricto -y posponiendo el trasfondo turco- fue un encuentro bilateral regido por la normalidad.
Históricamente, Grecia ha sido un estado tradicionalmente proárabe. De hecho no fue hasta 1991 cuando el país heleno reconoció la existencia del Estado de Israel. En esta línea, el presidente de Grecia, Karolos Papoulias, -que es una figura representativa sin poder ejecutivo como el presidente de Israel o el rey de España- se negó a recibir al primer ministro israelí. Sin embargo, en las dos últimas décadas Atenas ha intentado cambiar su política respecto a Oriente Medio intentando mediar a principios de la década de 2000, en el conflicto entre israelíes y palestinos. Pero el interés de la visita no reside en los antecedentes políticos de Grecia, o en que haya sido la primera visita en la historia que realiza un mandatario israelí, sino en las razones por las cuales Israel ha comenzado un notorio acercamiento político y de colaboración con Atenas. Y, considerando los diferentes análisis estratégicos que se pueden hacer sobre estas razones, el germen de todas ellas es claro: el deterioro de las relaciones entre Israel y Turquía.

¿Buscando un nuevo aliado?

Antes del asalto a la flotilla, Israel tenía acuerdos de cooperación militar de suma importancia con Turquía. De hecho, no hay que ser un experto en geografía para saber que Israel necesita un espacio amplio para su joya de la corona militar: la aviación. Un F-16 tarda unos dos minutos de reloj aproximadamente en sobrevolar todo el Estado de Israel. Turquía, no sólo era uno de los principales campos de entrenamiento de los pilotos israelíes, sino que también se prestaba a maniobras navales conjuntas y tenía suscritos acuerdos de cooperación militar importantísimos para la seguridad de Israel. Además, y más fundamental que lo anterior, era un aliado estratégico de suma importancia para Israel en caso de cualquier conflicto regional con vecinos hostiles como Siria -con la que hace frontera- o Irán.

Por ello, parece evidente y lógico que Israel haya buscado un aliado lo más cercano posible en la zona. Y es que si miramos el mapa, Grecia es el país más cercano a Israel que no le daría portazo a las colaboraciones: es miembro de la Unión Europea, es un país democrático y también tiene sus problemas con Turquía por Chipre y otras zonas. En este sentido, Jay Bushinsky columnista del Jerusalem Post, se pregunta si Grecia podrá reemplazar a Turquía en las materias que ya hemos mencionado -cooperación militar sobre todo- y no deja de apuntar que, pese a los esfuerzos de Israel por buscar un nuevo "mejor amigo" en el Mediterráneo, Grecia actuará siempre bajo su propio interés, el cual incluye la reticencia de la mayoría de la opinión pública hacia una estrecha relación con Israel.

Conclusión

Conforme han pasado las semanas, se ha hecho evidente que uno de los objetivos de la flotilla era dar una excusa a Turquía para tensar y casi romper relaciones con Israel. Desde que el partido islamista de Recep Tayip Erdogan está en el gobierno, el empeoramiento de la tradicional alianza entre ambos países ha sido constante. Sin embargo, con esta situación sobre el terreno, y habiendo comprobado de primera mano las intenciones del Ejecutivo turco, el gobierno israelí, encabezado por Benjamin Netanyahu, ha decidido no perder el tiempo y buscar otro apoyo en el Mediterráneo, ante la cerrazón y obtusidad que ha encontrado en el antiguo aliado turco para restablecer las relaciones.

Publicado en HORIZONTE